·
"No ceséis en vuestra búsqueda día y noche"..."hasta que hayáis encontrado los misterios del Reino de la Luz,
los cuales os purificarán y os convertirán en luz purificada y os conducirán al Reino de la Luz". "Pistis Sophía"

· La Gnosis en el Cristianismo Primitivo ·


"... La Gnosis es, por así decirlo, un perfeccionamiento del hombre en cuanto Hombre, 
que se realiza plenamente por medio del Conocimiento de las Cosas Divinas, 
confiriendo en las acciones, en la vida y en el pensar 
una armonía y coherencia consigo misma y con el Logos Divino. 
Por la Gnosis se perfecciona la Fe, 
de suerte que únicamente por ella alcanza el fiel su perfección..." (...) 
"... La Gnosis es transmitida por Tradición, como se entrega un depósito, 
a los que se han hecho, según la Gracia de Dios, dignos de tal enseñanza. 
Por la Gnosis resplandece la dignidad de la caridad "de la luz en luz". 
En efecto, está escrito: "Al que tiene, se le dará más" (Lc 19:26): 
al que tiene Fe, (Verdadera) se le dará la Gnosis;
al que tiene la Gnosis, se le dará la Caridad;
 al que tiene Caridad, se le dará la Herencia..." 
                                                                                ("Stromata", VII, 10, 55, 1).

"... La Fe es, por así decirlo, como un Conocimiento en compendio de las cosas más necesarias, mientras que la Gnosis es una explicación sólida y firme de las cosas que se han aceptado por la Fe, construida sobre ella por medio de las Enseñanzas del Señor.
Ella conduce a lo que es infalible y objeto de Ciencia. 
A mi modo de ver, se da una primera conversión salvadora, 
que es el tránsito del Paganismo a la Fe, y 
una segunda conversión, que es el paso de la Fe a la Gnosis. 
Cuando ésta culmina en la Caridad (Amor), 
llega a hacer al que Conoce, Amigo del Amigo que es Conocido..." 
                                                                          ("Stromata", VII, 57, 3).

"... El Señor no reveló a muchos lo que no estaba al alcance de muchos,
 sino a unos pocos, a los que sabía que estaban preparados para ello, 
a los que sabía que podían recibir la Palabra y configurarse con ella. 
Los Misterios, como el mismo Dios, se confían a la Palabra (Viva), no a la letra. 
Y si alguno objeta que está escrito que "nada hay oculto que no haya de manifestarse, 
ni escondido que no haya de revelarse" (Mt 10),
 le diremos que la misma Palabra Divina anuncia que el secreto será revelado
 al que lo escucha en secreto, 
y que lo oculto será hecho manifiesto al que es capaz de recibir la Tradición
 transmitida de una manera oculta, como la Verdad. 
De esta suerte, lo que es oculto para la gran masa, será manifiesto para unos pocos..."   
                                                                          ("Stromata", I, 1, 13, 2).


"Del mismo modo ellos [los gnósticos valentinianosalegan que Valentino era discípulo de Teudas.
 Y éste, discípulo de Pablo [el Apóstol]."
                                                                             ("Stromata", VII, 17, 106, 4).

"... Si admitimos que el mismo Cristo es Sabiduría 
que actúa mediante la actuación de los Profetas, 
por medio de la cual puede uno aprender la Tradición Gnóstica 
de la misma manera con que Él durante su vida enseñó a los Santos Apóstoles, 
la Gnosis será una Sabiduría que consiste en un Conocimiento y una Comprensión
 de las realidades presentes, futuras y pasadas, 
con la seguridad y firmeza que le confiere el hecho 
de haber sido entregada y revelada  por el Hijo de Dios... 
Esta Gnosis fue entregada por vía no escrita a algunos de los Apóstoles 
y nos llegó por transmisión de generaciones sucesivas..." 
                                                                         ("Stromata", VI, 7, 61).


«Toda su vida [del gnóstico] es una oración y una conversación familiar con Dios »
                                                                                                    (Stromata VII, 12, 73, 1).

«Se nos ha mandado venerar y honrar al Logos [al Cristo], a nosotros, persuadidos por medio de la fe de que Él es Salvador y Guía, y por Él al Padre, no en días elegidos, como hacen otros, sino continuamentedurante toda la vida y de todas las formas posibles (...). De ahí que no en un lugar señalado, ni en un templo determinado, ni en fiestas y días prefijados, sino en toda la vida, el gnóstico, ya esté él a solas, ya con otros de su misma fe, honra a Dios, es decir, le da gracias por el conocimiento [Gnosis] y por su forma de vida.»
                                                                                                     (Stromata VII, 7, 35, 1. 3).


«θάνατος γνωστικός» ["Tánatos gnostikós", la muerte gnóstica]
«lleva y separa el alma de las pasiones» [(Stromata, 7. 71. 3)] [y es por ello] 
«θάνατος σωτηρίας» ["Tánatos soterías"] «muerte salvadora» [(Pedagogo, 2. 8. 2)].


«Y, ciertamente, así como Moisés, a causa de su conducta justa y de su continuo trato familiar con Dios que le hablaba, empezó a tener en el rostro un color brillante de Gloria, 
de la misma manera el alma justa, gracias a un poder divino de bondad que se puso en contacto con ella por una visita, por la profecía y por la actividad de gobierno, recibe la marca de una especie de reflejo intelectual parecido al calor del sol, un magnífico sello de justicia, una luz unida al alma por un amor continuo, portador de Dios y llevado por Él. 
Es ahí en donde para el gnóstico, culmina la asimilación a Dios Salvador,
hecho perfecto en la medida en que esto es posible a una naturaleza  humana, 
“como el Padre que está en los cielos”. (Mt 5, 48)»
                                                                     (Stromata VII, 12, 78, 6).

                                                       Titus Flavius Clemens, Clemente de Alejandría (c.150-c. 215), Stromata


  · Enseñanzas del Maestro Gnóstico Valentín (ca. 90-155/160) ·
                         · recogidas por Clemente de Alejandría en sus "Stromata" · 

"También Valentín, escribiendo a algunos, se refiere a los apéndices [o pasiones] (del alma) con estas mismas palabras: "Uno solo hay bueno, cuya libre expresión es la manifestación a través del Hijo, y por medio de Él únicamente podría el corazón purificarse, una vez expulsado de él todo espíritu malo. Pues muchos espíritus lo habitan y no le dejan purificarse, ya que cada uno de ellos ejecuta su propio cometido, exasperándolo frecuentemente con deseos inconvenientes. A mi entender, al corazón le sucede lo que a una posada. Pues ésta es maltratada, deteriorada y con frecuencia ensuciada por gente que se comporta sin recato alguno, sin preocuparse en absoluto por el lugar, por cuanto pertenece a otro. De la misma manera, el corazón, hasta que no se encuentra con la providencia, es impuro, morada de muchos demonios [los propios "defectos inherentes"]. Pero, cuando se ocupa de él el Padre Único y Bueno, aparece santificado y resplandece de luz, y así se llena de felicidad el que tiene un tal corazón, puesto que verá a Dios." 
                                                                                 
                                                                                                      Clemente de Alejandría, Stromata, II, 114,3-6


· Excerta ex Theodoto·
· Extractos de Teodoto · Discípulo de Valentín ·

“Ahora bien, no sólo es la inmersión bautismal lo que salva, sino el Conocimiento
quiénes éramos y en quiénes nos hemos convertido; 
dónde estábamos y adónde hemos sido arrojados; 
hacía dónde nos apresuramos y de dónde somos redimidos; 
qué es la generación y qué es la regeneración”.

                                                                                             Excerpta ex Theodoto, 78.2 de Clemente de Alejandría



(Hesykhios Elpizein)

Referencia:
Elpizein, Hesykhios, Escritos del Cristianismo Primitivo, La Gnosis en el Cristianismo Primitivo, abril 2013 <http://escritosdelcristianismoprimitivo.blogspot.com.es/p/la-gnosis-en-el-cristianismo-primitivo.html>